Carlos Satué y Carlos Frías se conocen en 1989, cuando aquel toma como alumno a este. Tras largas conversaciones en las que se habla del fenómeno compositivo y de los cálculos elaborados para ello, va surgiendo la idea y la necesidad de pasar la tediosa labor de los cálculos al ordenador, con pequeños programas específicos y puntuales para cada obra. Con el tiempo y también con el método cada vez más afianzado, comienzan a trasvasar no sólo los cálculos sino también el propio método, con programas cada vez más complejos y en los que reflejan virtualmente la “mesa de trabajo” con la que hasta entonces contaban. Han pasado 15 años y la labor de búsqueda no ha cesado todavía (ni creemos que lo haga...). Existe a día de hoy una plataforma de programas con las que se puede trabajar desde el plan general de la obra hasta los pequeños detalles. La búsqueda es continua, y nuevas aplicaciones van siendo añadidas conforme, después de apasionadas charlas, se llega a una posible y futura nueva herramienta.

19891989_Satue y Frias 2007_Satue y Frias2007